Poco seso, canta en la mesa y silba en el lecho, (El)

Significado

Dice que en ambos casos, y también en otros, es reprensible el acto de silbar. De ahí que una vez, como quiera que mientras daba su lección el futuro Luis XVII, rompiese a silbar, el preceptor le reprendió severamente. En ello estaba aún cuando apareció la reina, quien, sin titubear, unió sus reproches a los del profesor. Pero entonces explicó el príncipe: «Mamá, me silbaba a mí mismo, créeme, por lo mal que estaba dando mi lección.».

Términos

Literales: seso, canta, mesa, silba, lecho ().

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.