No hay plazo que no llegue, ni deuda que no se pague.

Significado

Enseña a la vez dos cosas: una, que tarde o temprano, a toda promesa le llega el momento de ser cumplida, y otra, que se engañan aquellos que, creyéndose invulnerables, persisten en prodigar sus fechorías.

Términos

Literales: no hay plazo, no llegue, deuda, no, pague.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.