El Fuego del ladrón arde por debajo; por encima no.

Lecciones

Porque en el pasado, buscando no llamar la atención, los salteadores hacían sus fogatas con lumbre mansa -«lumbre de ladrón»-, por donde el refrán, según el proverbista, denuncia «a los que debajo de buena apariencia y palabras buenas, esconden vicios, engaños y falsedad».

Conceptos

Ocultar las intenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.