Vísteme despacio, que estoy de prisa.

Significado

Advierte que el apresuramiento a menudo retarda, si no malogra, toda tarea. Tiene su origen en lo que Carlos III acostumbraba a decir a su ayudante de cámara para que no procediera atropelladamente. También el emperador Augusto solía decir a sus servidores: «Apresuraos lentamente.».

Términos

Literales: vísteme despacio, estoy, prisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.