Tenga el juez una oreja para el demandante, y la otra, para la otra parte.

Significado

Aconseja ser rigurosamente ecuánime en la atención a las partes que comparecen en una disputa. Como Alejandro Magno, que oía siempre a los querellantes con una oreja tapada y decía: «Reservo la otra oreja para el inculpado.».

Términos

Literales: tenga, juez, oreja, demandante, parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.