Quien mal piensa, mal tenga.

Significado

Dice que a menudo la desconfianza extrema es castigada por el mal injusto que puede causar. Lo dice Jeremías: «Te acusará tu malicia.» Más rotundo fue el rey Eduardo III de Inglaterra cuando a la bellísima condesa de Salisbury se le cayó una liga, y él, al recogerla, suscitó los cuchicheos maliciosos de la concurrencia palatina: «¡Maldito el que piense mal!».

Términos

Literales: mal piensa, mal tenga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.