Lo más acordado, más olvidado.

Significado

Dice que al igual que al herrero que de tanto machacar se le olvidaba el oficio, así a veces se nos desvanece aquello que más queremos recordar. Como aquella ancianeja que iba con su cantarillo de la leche repitiendo en voz baja: «litro y medio… litro y medio…», y de repente, pisando ya el umbral de la lechería, exclamó, consternada: «¡Mal haya! ¡Pues no se me fue el santo al cielo…!».

Términos

Literales: más acordado, más olvidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.