Hombres tan mirados, no jueguen a los dados.

Significado

Sabido es que en el juego de los dados más cuenta la suerte que la destreza personal. Así el refrán, que también aparece citado en La Dorotea, de Lope de Vega, aconseja al roñoso no meterse en juegos de azar ni emprender negocios arriesgados.

Términos

Literales: hombres, mirados, no jueguen, dados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.