Fruta prohibida, más apetecida.

Significado

Tal es -según el refrán- el eterno mecanismo de la seducción desde los días del paraíso terrenal. Lo decía una vez agudísimamente cierta ingeniosa y perversa dama, mientras tomaba con deleite un sorbete de frutas: «¡Qué riquísimo está! Lástima que no sea pecado.».

Términos

Literales: fruta prohibida, más apetecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.