Díjome mi madre que porfiase, pero que no apostase.

Significado

Al igual que otros varios, reprueba el afán apostador, que tan caro ha costado muchas veces. Así aquel obstinado consejero de Burdeos que, tras estrechar en vano con sus razones a Montesquieu, concluyó por decir que apostaba la cabeza. El ilustre jurista sonrió y dijo suavemente: «Acepto, ¿por qué no? Los pequeños regalos robustecen la amistad.».

Términos

Literales: díjome, madre, porfiase, no apostase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.