Cantar mal y porfiar no es de aprobar.

Significado

Por eso no lo fue, bien al contrario, aquel romo estudiante que enumerando, a petición del catedrático, las propiedades características del sulfhídrico, al buen tuntún vino a decir que era «un ácido de olor agradable», y como el profesor, asombrado, le pasase una muestra del producto por delante de la nariz, exclamó el bolonio con teatral delectación: «¡Y a mí que me gusta…!».

Términos

Literales: cantar mal, porfiar no es, aprobar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.