Aún no ensillamos, y ya cabalgamos.

Significado

Reprende a los que, por exceso de optimismo, dan por hecho cuanto planean y, a la postre, acaban por estrellarse contra la cruda realidad. Hay otros de análogo significado: Hijo no tenemos, y nombre le ponemos, y La purga de Fernando, que desde la botica estaba obrando.

Términos

Literales: aún no ensillamos, ya cabalgamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.