A Zaragoza, o al charco.

Significado

Al igual que otros varios, este refrán pone de relieve la testarudez proverbial del hombre aragonés. Como aquel que por afirmar con ensoberbecimiento que llegaría a Zaragoza «quiera Dios o no», el Altísimo le arroja a una charca, convertido en rana. Tras un tiempo de castigo, le devuelve a su ser humano, y no bien el baturrico se ve persona, cuando otro caminante le pregunta adónde va, responde esquinadamente: «A Zaragoza… o al charco.».

Términos

Literales: zaragoza, charco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.