A Roma se va por todo, pero por narices no.

Significado

La expresión «ir a Roma por todo» es antiquísima y viene fundada en el hecho de que la sede papal era fuente dispensadora de casi todo, desde mercedes hasta perdones. El refrán advierte, pues, que no hay que pedir las cosas por la tremenda, sino con comedimiento y mesura.

Términos

Literales: roma, va, narices no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.