A palabras necias, oídos sordos.

Significado

Aconseja no prestar atención a los comentarios poco inteligentes. Así Aristóteles, a quien como una vez cierto ciudadano que hablaba por los codos viniese a pedirle perdón por tanta verborrea, le dijo el filósofo: «Hermano, no tenéis de qué pedirme perdón, pues pensaba en otras cosas y no os he escuchado una sola palabra.» Ordinariamente se utiliza para responder al insulto y al improperio.

Términos

Literales: palabras necias, oídos sordos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.