A carnero castrado no le tientes el rabo.

Significado

Entre tratantes es usual tentar la cola de los carneros para comprobar si están gordos. Y como quiera que los castrados, por el hecho de serlo, excusan de tal examen, el refrán, en su indirecto significado, aconseja no indagar aquello que de suyo es notorio.

Términos

Literales: carnero castrado no, tientes, rabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.