A quien dice mal, uno; al lisonjero, ninguno.

Significado

Previene a la par contra dos vilezas: la maledicencia y la adulación. De ahí que cuando a Diógenes le preguntaron qué picadura consideraba más ponzoñosa, respondiese: «De los animales bravos, la del maldiciente; de los mansos, la del lisonjero.».

Términos

Literales: maldad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.